Etapas del embarazo

Tercer trimestre de embarazo: síntomas cuidados y recomendaciones

Comparte:

Durante el tercer trimestre del embarazo, que abarca desde la semana 28 a la 40, las futuras mamás experimentan diversos cambios físicos y emocionales. Es un periodo crucial, ya que el desarrollo del bebé avanza y pronto darás la bienvenida al mundo a tu paquete de alegría. Comprender los síntomas, los cuidados necesarios y seguir las pautas recomendadas puede ayudar a que este viaje sea más suave. En este artículo, hablaremos de los aspectos importantes del tercer trimestre del embarazo.

Síntomas del tercer trimestre

A medida que el bebé sigue creciendo y preparándose para el nacimiento, la futura madre puede experimentar una serie de síntomas durante el tercer trimestre. Aunque el viaje del embarazo de cada mujer es único, algunos síntomas comunes son:

1. Aumento de tamaño y peso

El tercer trimestre suele caracterizarse por un aumento significativo del tamaño del vientre. El rápido crecimiento del bebé provoca un aumento de peso en la futura madre, que puede causar malestar y fatiga.

2. Micción frecuente

Al ocupar el bebé en crecimiento más espacio en la zona abdominal, aumenta la presión sobre la vejiga. Esto suele provocar un aumento de la frecuencia miccional durante el tercer trimestre.

3. Contracciones de Braxton Hicks

A medida que el cuerpo se prepara para el parto, es frecuente experimentar contracciones de Braxton Hicks durante el tercer trimestre. Se trata de contracciones prácticas que pueden sentirse como una opresión o endurecimiento del útero. Aunque pueden resultar incómodas, no suelen ser tan intensas ni regulares como las verdaderas contracciones de parto.

4. Hinchazón

Muchas embarazadas experimentan hinchazón, sobre todo en las piernas y los tobillos, durante el tercer trimestre. Esto se debe al aumento del volumen sanguíneo y a la presión sobre las venas, que puede provocar retención de líquidos.

Cuidados y recomendaciones

Unos cuidados adecuados durante el tercer trimestre son cruciales para garantizar el bienestar tanto de la madre como del bebé. He aquí algunos consejos y pautas esenciales:

1. Asiste a las revisiones prenatales periódicas

Las revisiones periódicas con tu médico son cruciales durante el tercer trimestre. Estas citas permiten a tu médico controlar el crecimiento del bebé, comprobar tu estado general de salud y abordar cualquier duda o pregunta que puedas tener.

2. Mantén una dieta sana

Comer una dieta equilibrada y nutritiva es vital para el desarrollo sano del bebé. Céntrate en consumir alimentos ricos en nutrientes esenciales, como frutas, verduras, cereales integrales, proteínas magras y productos lácteos. Mantente hidratada y evita los alimentos ricos en azúcar, grasas poco saludables e ingredientes procesados.

3. Mantente activa

Mantener una actividad física regular, según te recomiende tu profesional sanitario, puede ayudarte a mejorar tu resistencia y a preparar tu cuerpo para el parto. Realiza ejercicios suaves como caminar, nadar, yoga prenatal o estiramientos. Evita las actividades intensas o de alto impacto que puedan suponer un riesgo para ti o para el bebé.

4. Practica una buena higiene del sueño

Dormir lo suficiente es esencial durante el embarazo. Asegúrate de que el entorno para dormir sea cómodo y establece una rutina relajante a la hora de acostarte para conciliar mejor el sueño. Utiliza almohadas adicionales para apoyar el cuerpo y aliviar la presión sobre la espalda y las caderas.

5. Prepárate para el parto

A medida que se acerca la fecha del parto, es importante prepararse para el parto. Asiste a clases de preparación al parto, aprende técnicas de respiración y relajación y comenta tu plan de parto con el profesional sanitario. Prepara una bolsa de hospital con los artículos esenciales, como ropa cómoda, artículos de aseo y los documentos necesarios.

El tercer trimestre del embarazo es un periodo único y transformador para las futuras madres. Si comprendes los síntomas, te cuidas adecuadamente y sigues las recomendaciones de los profesionales sanitarios, podrás hacer que este viaje sea lo más cómodo y agradable posible. Recuerda que cada embarazo es diferente, así que consulta con tu profesional sanitario para obtener orientación y apoyo personalizados.

Comparte:

También puede gustarte...