Alimentación en el embarazo

Mariscos en el embarazo: todo lo que necesitas saber sobre su consumo seguro

Comparte:

Durante el embarazo, es importante seguir una dieta equilibrada y nutritiva para la salud de la madre y del bebé. Sin embargo, hay ciertos alimentos que deben tomarse con precaución, y el marisco es uno de ellos. En este artículo, exploraremos la seguridad del consumo de mariscos durante el embarazo y te proporcionaremos pautas esenciales para garantizar una experiencia segura y saludable.

Beneficios de comer marisco durante el embarazo

El marisco, incluidos los mariscos, puede ser una valiosa adición a la dieta de una mujer embarazada por varias razones importantes:

    • Rico en nutrientes: El marisco es una fuente excelente de proteínas de alta calidad, ácidos grasos omega-3, vitamina D y minerales como el yodo, el zinc y el selenio.
    • Desarrollo cerebral y ocular: Los ácidos grasos omega-3, sobre todo el DHA, desempeñan un papel crucial en el desarrollo del cerebro y los ojos del bebé.
    • Saludable para el corazón: Los ácidos grasos omega-3 del marisco contribuyen a un sistema cardiovascular sano, tanto para la madre como para el bebé.
    • Bajo contenido en grasas saturadas: El marisco es una fuente magra de proteínas y contiene bajos niveles de grasas saturadas.
    • Variedad de nutrientes: Los distintos tipos de mariscos ofrecen diversos nutrientes, lo que permite una dieta diversa y equilibrada.

Elegir mariscos seguros

Cuando se trata de mariscos, garantizar la seguridad resulta crucial para evitar cualquier riesgo potencial asociado a contaminantes microbianos y altos niveles de mercurio. He aquí las pautas clave que debes seguir:

1. Niveles de mercurio

Algunos pescados y mariscos pueden contener niveles elevados de mercurio, que pueden dañar el sistema nervioso en desarrollo del bebé. Es aconsejable evitar los grandes peces depredadores, como el tiburón, el pez espada, la caballa real y el blanquillo, conocidos por su alto contenido en mercurio. Opta por alternativas con bajo contenido en mercurio, como el salmón, las gambas, el cangrejo, la tilapia y el bagre.

2. Frescura y calidad

Elige siempre marisco fresco de fuentes acreditadas. Asegúrate de que esté bien refrigerado o almacenado en hielo. Si los mariscos tienen un olor fuerte y penetrante o parecen viscosos, es mejor evitarlos. La frescura es clave para minimizar el riesgo de contaminación bacteriana.

3. Cocinar bien

Para eliminar las bacterias y parásitos dañinos, es esencial cocinar bien el marisco. Asegúrate de que los mariscos se cocinan hasta que alcanzan una temperatura interna de 63°C (145°F). Esto mata cualquier patógeno potencial y garantiza un consumo seguro. Evita consumir mariscos crudos o poco cocinados durante el embarazo.

Las precauciones que hay que tomar

Aunque los mariscos ofrecen numerosos beneficios, es crucial tomar ciertas precauciones para minimizar cualquier riesgo potencial durante el embarazo:

1. Los mariscos pueden transmitirse por los alimentos

Las mujeres embarazadas son más susceptibles a las enfermedades transmitidas por los alimentos debido a los cambios en su sistema inmunitario. Para reducir el riesgo, sigue estas precauciones:

        • Asegúrate de que todos los mariscos estén bien cocinados.
        • Almacena y manipula los mariscos por separado para evitar la contaminación cruzada.
        • Lávate las manos, los utensilios y las superficies que entren en contacto con mariscos crudos.
        • Evita consumir marisco crudo o poco cocinado, incluidos el sushi, el sashimi y el ceviche.

2. Alergias y marisco

Algunas personas pueden ser alérgicas al marisco. Si tienes una alergia conocida, es esencial que evites consumir mariscos durante el embarazo. Consulta a tu profesional sanitario para que te oriente sobre alternativas seguras para satisfacer tus necesidades nutricionales.

Los mariscos, si se eligen y preparan con precaución, pueden ser un excelente complemento de una dieta sana y variada durante el embarazo. Su alto contenido nutricional, que incluye ácidos grasos omega-3, proteínas y minerales esenciales, ofrece importantes beneficios para la madre y el bebé en desarrollo. Recuerda elegir opciones con bajo contenido en mercurio, dar prioridad a la frescura, cocinar bien el marisco y tomar las precauciones necesarias para garantizar una experiencia segura y agradable con el marisco durante esta etapa especial de tu vida.

Comparte:

También puede gustarte...