Cuidados básicos

Cuidado del cordón umbilical: guía completa para mantenerlo limpio y prevenir infecciones

Comparte:

Dar la bienvenida al mundo a un recién nacido es una ocasión de alegría, pero también conlleva la responsabilidad de proporcionarle los cuidados adecuados. Un aspecto crucial del cuidado del recién nacido es cuidar del muñón del cordón umbilical hasta que se caiga de forma natural. En esta completa guía, hablaremos de la importancia del cuidado del cordón umbilical, cómo mantenerlo limpio y consejos cruciales para prevenir infecciones.

Entender el cordón umbilical

Antes de profundizar en el cuidado del cordón umbilical, es esencial comprender su finalidad. Durante el embarazo, este cordón conecta al bebé con la placenta, proporcionándole nutrientes esenciales y oxígeno para su desarrollo. Tras el nacimiento, el cordón se pinza y se corta, dejando un pequeño muñón que acaba secándose y cayendo, normalmente en dos semanas.

Limpieza del cordón umbilical

Mantener limpio el muñón del cordón umbilical es vital para prevenir infecciones. Sigue estos pasos para garantizar una higiene adecuada:

1. Higiene de las manos

Lávate siempre bien las manos con agua tibia y jabón antes de tocar el muñón del cordón umbilical. Este sencillo paso minimiza el riesgo de transferir bacterias nocivas a la delicada zona.

2. Limpieza suave

Humedece un algodón o una gasa estéril con agua limpia y limpia con cuidado alrededor de la base del muñón del cordón umbilical. Limpia suavemente la suciedad, los restos o las secreciones secas. Evita frotar o tirar del muñón del cordón umbilical, ya que esto puede hacer que sangre o retrasar el proceso de curación.

3. Seca con palmaditas

Después de limpiar, da palmaditas suaves en la zona alrededor del muñón con un paño limpio y seco o una almohadilla de algodón. Asegúrate de que la zona esté completamente seca para evitar la acumulación de humedad, que puede favorecer la proliferación bacteriana.

4. Ropa holgada

Mientras se cura el muñón del cordón umbilical, vestir a tu bebé con ropa holgada puede ayudar a evitar roces e irritaciones. Opta por ropa que no roce el muñón, como bodies con cintura plegable o camisas abotonables o envolventes.

Prevención de infecciones

Prevenir las infecciones es crucial para el bienestar general de tu recién nacido. He aquí algunos consejos esenciales:

1. Evita sumergirlo en agua

Hasta que se caiga el muñón del cordón umbilical, es importante que evites sumergir a tu bebé en una bañera o piscina. Los baños de esponja son una forma ideal de mantener limpio a tu bebé sin exponer el cordón umbilical a un exceso de humedad.

2. Mantén la zona expuesta al aire

Permitir que el muñón del cordón umbilical esté expuesto al aire puede ayudar a secarlo y favorecer una curación más rápida. Mantén los pañales doblados por debajo del muñón del cordón umbilical o utiliza pañales con una zona recortada para el muñón hasta que se caiga.

3. Inspección periódica

Inspecciona periódicamente el muñón del cordón umbilical para detectar cualquier signo de infección. Busca enrojecimiento, hinchazón, secreción parecida al pus o mal olor. Si observas alguno de estos síntomas, busca atención médica inmediata.

Cuándo consultar a un profesional sanitario

Aunque la mayoría de los muñones del cordón umbilical se curan sin complicaciones, es esencial saber cuándo acudir al médico:

1. Signos de infección

Si observas signos de infección, como enrojecimiento persistente, hinchazón, secreción o mal olor, consulta inmediatamente al profesional sanitario de tu bebé.

2. Sangrado

Si bien es normal que se produzca un sangrado leve cuando se cae el muñón del cordón umbilical, un sangrado excesivo o prolongado debe ser evaluado por un profesional sanitario.

3. Retraso en la caída

Si el muñón del cordón umbilical no se ha caído en tres semanas, es aconsejable buscar orientación médica para garantizar una curación adecuada.

4. Aspecto inusual

Si el muñón del cordón tiene un aspecto inusual, como tejido sobrante, crecimiento de piel o decoloración, consulta a un profesional sanitario para que lo evalúe.

Cuidar del muñón del cordón umbilical es una parte esencial del cuidado del recién nacido. Siguiendo unas prácticas higiénicas adecuadas, manteniendo la zona limpia y seca, y vigilando los signos de infección, puedes garantizar un proceso de curación saludable. Recuerda consultar a un profesional sanitario si tienes alguna duda o notas algún síntoma anormal. Con tu diligente cuidado y atención, el muñón del cordón umbilical de tu bebé se curará, permitiéndole prosperar y crecer en su nuevo mundo.

Comparte:

También puede gustarte...